Carta del acólito a Barrera

Querido Javi:

costero_perdonAcudo puntual a nuestra cita sin fecha, esa que viene marcada por la primera luna llena de la primavera y que, los pregoneros, engolados y pagados de sí mismos, nominan de Nisán, recordando la Pascua judía.

Llego aquí, unas horas antes de que el Domingo de Ramos abigarre las calles de la ciudad, especialmente las de tu barrio, que tiene tanto de mío también. Todo está listo. A escasos metros de tu casa, la cofradía del Huerto desafía las leyes de la física en aquel minúsculo patio de las Comendadoras. Un poco más arriba, los Favores abrirán las puertas de su capilla para todo el mundo y en Santo Domingo, esa catedral barroca, por cuyo cielo nos mostraste el cielo de Granada, Cena, Humildad y Rosario esperan con paciencia su salida.

Este año es algo especial. Es verdad, y bien lo sabes, Javi, que esto ya no lo vivo como antes, aunque nadie me robará nunca un pedazo de acera, un cachico de bulla, una sombra en las plazas, un rincón de recogía, un ramalazo de incienso, un paseo de luna llena… Pero a pesar de todo eso (cada uno es libre de hacer lo que quiera con sus contradicciones), este año es especial porque será el último. Después de 20 consecutivos, cuelgo el micro, la voz y la motivación. Ha llegado el momento. Siempre me he sentido libre para hacer lo que he querido, pero ahora quiero serlo más y disfrutar de otros lugares o de los mismos de otra manera. Sé que me entiendes.

Es posible que alguno se empeñe, como cada año, en atizarme con incoherencias o idioteces. Esos son los que no entienden que la Semana Santa es fe, pero también cultura, arte, sensibilidad, emoción. Y es bonito que sea fe, y no lo es menos que sea todo lo demás, de manera complementaria o yuxtapuesta. Y eso la hace grande. ¿Anacrónica? Sin duda; ¿Molesta? Quizás; ¿Beata?, pues claro; Emocionante, mucho.

Barrera, te pillo ahora en tu semana de pasión, con esas Blogs y Medios que son, ante todo, una reunión de amigos que con la excusa del periodismo, vienen de cualquier parte de España a verte, a que les hagas reír con tus excentrecidades, a comer en El Braserito o tomar algo en el Damasqueros. Y seguro que llorarás cuando se vayan mientras craneas la edición del año que viene. Ay amigo, pero este año lo harás con los sones de ‘Madrugá’, o de ‘Amarguras’, en la calle Santiago. Y en alguna esquina, ya sea virtual o real, Javi Barrera o Juan Larzabal, me dará una palmada en la espalda mientras retumba en toda la calle , una voz metálica, estridente, franca, como un tambor donostiarra, diciendo: “Bomarzooo”.

Anuncios

Un pensamiento en “Carta del acólito a Barrera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s