Sobre dioses inexistentes

Devorar la vida buscando dioses

jactándose de su inexistencia.

Cada palabra que resbala del lápiz

recrea universos retorcidos

a la caza de la última risa,

aquélla que trazó un arco iris

con el que se colgó el cartel de cerrado

justo donde la herida duele más,

justo donde la no existencia anidó

abandonando ramas, hojas y plegarias

desoídas una tarde cualquiera.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s